lunes, 9 de agosto de 2010

NAMASTE

Hijo mio,

¡Tú nunca terminas de sorprenderme! Tu curiosidad por saber qué me pasó en este último cumpleaños, qué sentí, cómo fue, con quién, cómo, cuánto o cuándo, me hace mucha gracia. Se ve que conoces a tu madre y sus inquietas andanzas. Bueno, a pesar de que ha pasado un mes, ahí te va el cuentito que está a la altura de los 63 años que cumplí. O sea, 22.995 días. ¿Te das cuenta la cantidad que es eso?

Los orientales dicen que esta matusalénica edad es el otoño de la vida, el tiempo de los cabellos grises…Es una buena edad para detenerse un ratito y dar las gracias. En este peregrinar he estado en contacto con tantas gentes de distintas creencias, filosofías, culturas variopintas que han enriquecido mi vida. Todos y cada uno de ellos han sido mis maestros. Seres distintos que se expresan de modo diferente. Las palabras de cada uno pueden ser como una jugosa sandía que alegran el corazón y otras como ramas espinudas. Sin embargo, gracias a todos ellos aprendí a creer, querer, confiar, a desconocer la pereza, a poner cascabeles y risas en mis sandalias. Aprendí también que la mentira y la traición existen, sí, pero no son lo usual y si la encuentras, en lugar de poner una amarga coraza, es mejor cultivar esperanza. Y es que sin amor, sin confianza, sin fe en uno mismo ¿Cómo haríamos para sonreír? ¿Cómo podríamos conmovernos con nuestra majestuosa montaña? ¿Cómo podríamos seguir soñando? Como ves, a pesar de los dolores que han visitado mi vida, si hago una revisión profunda sólo puedo estar agradecida.

Namaste suele ser una expresión de saludo usada en varias tradiciones budistas así como en numerosas culturas en Asia. Se usa para saludar, despedirse, pedir, dar gracias, mostrar respeto y para rezar. Normalmente se acompaña por una inclinación ligera de la cabeza hecha con las palmas abiertas y unidas entre sí, ante el pecho, en posición de oración. Pero si revisas el significado literal de Namaste verás que es mucho más que un saludo. Namaste quiere decir: “Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde, cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno”. Eso siento, hijo mío, cuando reviso mi vida y tomo conciencia de los seres que me han acompañado en esta travesía.


Ah, y también agradezco las advertencias de muchos frente al paso de los años. Por ejemplo “A esta edad Rebeca, se está más cerca del arpa que de la guitarra” o “A esta edad, Rebeca, la vida deja de darte cosas y empieza a quitártelas”. Esta última advertencia me hace gracia y concuerdo en parte. Es cierto que te quita la cintura de los 20 (¡te lo cambia por un señorial rollito!), pero soy feliz cuando mi nieto me dice que es rico abrazarme porque mi cuerpo es grande y calientito. No puedo negar que el paso de los años te quita la agilidad de las rodillas, te arrebata los antioxidantes y la ley de gravedad hace de las suyas. La salvaje cabellera de los 25 se transforma en humilde moñito y bueno hijo mío, también a veces te quita hasta los dientes! Pero a cambio obtienes una serenidad inquebrantable.

Como ves, tu madre no cambia: 22.995 días es sólo un dato para mí. Itsume, la diosa de la alegría, sigue siendo mi gran compañera…y creo que no soy la única: descubrí (¿o fue un regalo de los dioses para mi cumpleaños? Después de todo, algunos dicen que el azar es otro nombre de Dios…) un grupo musical (¡argentinos tenían que ser!) que me tienen bailando como quinceañera. Búscalo en youtube. Se llaman Oneness Band (te dejo el enlace si te animas a conocerlos http://www.youtube.com/watch?v=OoAJ0xEjjLA). Tienen un estilo muy particular y escribieron algo así:

Pídele a Dios un regalo del cielo
Una vida más plena
Un amor de verdad
Comida en la mesa
Un abrazo de hermano
Que vivamos en paz
Que se acaben las guerras
Y también la pobreza
Encontrar alegría
Entre tanta tristeza
Que la luz ilumine
A las almas perdidas
Y un futuro mejor
Sat chit Ananda parabrahma
Pídele a Dios que los hombres se encuentren
A sus pasos perdidos
Y los buenos despierten
En sus ojos dormidos
Que el amor se derroche
Que vivamos en paz
Que los días terminen con los brazos cansados
Que la suerte se muera por estar a tu lado
Que el dolor no me asombre, ni me cause desvelo
Pídele a Dios


¿Qué más contarte? Ah, bueno, que como bien sabes, esto de tener amigos “variopintos” hizo que celebrara mi cumpleaños…como dos semanas!! La primera semana fui 5 veces a mi restaurant preferido, el Costanazca y Martín, su dueño, y sus garzones –excepcionales ellos- me cantaron cada vez el “cumpleaños feliz” a todo pulmón. Esas son las cosas que me maravillan: este restaurant, además de una comida peruana exquisita, tiene sus garzones que no son un 7, son un 10! Amables, atentos, inteligentes, con sentido del humor. Hacen que cada uno de nosotros se sienta espléndido…y así me sentí. Mis amigos, la gente que yo amo, ellos y todos aquellos que tuvieron una sonrisa para mí, son parte de mi historia. Tú y tu hermana, mis grandes amores, ponen en mi memoria una lucecita de confianza…

¿Sabes cielo? A pesar de que todavía tengo en mi morral 2 ó 3 viejos rencores y muchas cicatrices, siento que mi corazón estalla de alegría. Me siento amada y gracias a ustedes me reconozco. Así puedo guerrear con las ausencias, el engaño, la demagogia, el óxido y aun así, seguir creyendo en mis sueños. Namaste, hijo mío.

Te amo profundamente

Mamá

4 comentarios:

  1. Gracias una ves más por las palabras que hacen querer seguir viviendo. namaste para ti y todos y todo lo que te rodea, Rebeca. Los ciruelos ya entrarán en flor... ya entra... ya florecen.

    ResponderEliminar
  2. Plasmaste muy bien lo que yo tambien pienso. Los otros días me encontré diciendo algo que evidentemente lo vine madurando dentro mío y me salió casi sin pensarlo: "a esta altura: vida estamos a mano". Soy Maria Isabel de Argentina

    ResponderEliminar
  3. Querida REBE:
    Vos sos maestra de vida.Namaste para vos.
    Estamos por iniciar un encuentro internacional de alguna bobada,y sé que vendrán dos amigos tuyos a disertar. Como siempre delraremos un café a tu nombre.
    Pero no te animás, vení. No sabes como extraño a la maga, la de siempre, la que en plena Place Vendôme se subía a compartir sonrisas y panfletos y luego a arrancar hacia las Tullerias.
    La que nos acompañó a tantos, dandonos fuerza en los años del proceso en este amado país, la que sigue siendo maga. Vení

    ResponderEliminar
  4. Curiosilla como soy, pensé en tu sabiduría y me adentré en NAMASTE.
    Y surgieron estas miradas.
    "Namasté o Namaskar (नमस्ते [nāmāsāteā] en hindú y sánscrito; De la unión de sandhi entre nama y te es una expresión de saludo de Asia del sur originado en India, que se usa como cuando podríamos usar hola y adiós en nuestro idioma. Pero el significado es bastante diferente, sin embargo.
    En sánscrito, na refleja una simple negación Maā señala al ego, refiriéndose al "yo" o al "mi". De esta manera nama significa "inclinación, homenaje, saludo reverencial, adoración a la verdad interna del otro", pero no refiriéndose a su ego. Te es el dativo del pronombre personal tvam, "usted". Una traducción literal de namaste es, de este modo, "un saludo reverencial a su interno".

    El significado del saludo Namasté, sería bastante similar al otro saludo utilizado ampliamente en la tradición tántrica y yóguica: Om Namah Sivaya. El significado de Om Namah Sivaya sería algo así como: "me postro ante la Presencia de Dios en ti y en mi".
    GRACIAS POR ILUMINARNOS querida Rebeca.
    Namaste para tí.
    FADY

    ResponderEliminar